crunchyroll

Ohaguro, la belleza de los dientes negros

Fuente imagen: Crunchyroll

Cada persona tiene su propia idea y concepción de la belleza y la estética. Se trata de algo muy personal que, no obstante, también queda influenciado por aspectos sociales y culturales. Y todo lo referente a la boca no es una excepción; puedes estar buscando en Internet “dentista Santa Coloma” y encontrar fotos de bocas con diferentes tipos de ortodoncias, por ejemplo; algunas te resultarán discretas, y otras, te desagradarán. Sin embargo, cada persona habrá escogido dentro de sus posibilidades aquella que más le guste.

En general, en nuestra época siempre se ha considerado que los dientes más bonitos son aquellos que se mantienen blancos y sanos. Pero antiguamente, algunas culturas encontraron una gran belleza en los dientes completamente negros. Pero no se trataba de dientes negros de suciedad; se conseguía este efecto con un tinte.

Origen del Ohaguro

Antiguamente, en Japón, existía esta costumbre conocida como “Ohaguro” (literalmente, “dientes negros”), que consistía en embellecer los dientes de las mujeres haciéndolos más oscuros. Para lograrlo, se empleaba un tinte creado a base de óxido de hierro, sake y té, que había que aplicar cada pocos días, o incluso, diariamente, ya que, cuanto más negros y brillantes fueran los dientes, más bonita se consideraba la sonrisa de la mujer.

Además, se trata de una práctica que se extendió fuera de Japón, hacia regiones del sudeste asiático. Llegó hasta lugares lejanos como el noroeste de la India.

Las mujeres aristócratas se oscurecían la dentadura de esta forma habitualmente, y de manera posterior, también los hombres comenzaron a hacerlo. Con el paso del tiempo, se convirtió en un hábito entre mujeres casadas o a punto de contraer matrimonio, en todas las clases sociales.

En el Japón antiguo, de hecho, se realizaban matrimonios de conveniencia entre hombres adultos y niñas de entre 8 y 10 años, así que el ohaguro empezó a convertirse en una práctica de aquellas mujeres que estaban consideradas cercanas a la madurez.

La base del ohaguro radicaba en que unos dientes negros ocultaban la expresión de la boca, así que aportaba misterio, del mismo modo que ocurre al tapar la boca con una mano o con un abanico.

Actualmente…

Hoy en día, sólo emplean esta práctica las aprendices de geisha, las llamadas maikos, antes de “graduarse” y convertirse en auténticas geishas.

Algunos escritos antiguos, asimismo, mencionan que este tinte empleado tenía un potente efecto anticaries, por lo que el efecto no habría sido meramente estético.

One Comments

  • Ángel

    19 agosto, 2017

    Algunos autores vinculan su desaparicion a la aparicion en publico de la Emperatriz con los dientes blancos.

    Reply

Deja un comentario