blefaroplastia madrid asiaticas

Las asiáticas y la blefaroplastia

Es ampliamente conocida la belleza de las mujeres asiáticas, especialmente, porque se conservan muy bien con el paso del tiempo. Entre los 25 y los 40 años, es muy complicado adivinar su edad. Pero lo cierto es que esta belleza no siempre es natural, ya que, especialmente en países como Corea del Sur, las operaciones de carácter estético están a la orden del día. Algunas, incluso, acuden a centros de blefaroplastia Madrid para contar con los profesionales de mayor renombre internacional.

De hecho, aunque también podemos encontrar intervenciones para colocarse implantes mamarios o cambiar la forma de su nariz, la más habitual es la blefaroplastia. La presión mediática que llega de occidente también afecta a países como China, Japón o el mencionado Corea del Sur. Por este motivo, las jóvenes de Asia se quieren parecer a sus ídolos de películas y series, en su mayoría, estadounidenses y de otros países de habla inglesa.

Más de la mitad de las personas asiáticas nace sin el pliegue del párpado superior que sí suele existir en las personas occidentales, y es por ello que tienen los ojos rasgados y pequeños. Y la forma de “corregirlo” es mediante la blefaroplastia.

¿Qué es la blefaroplastia asiática?

Es un procedimiento que modifica el aspecto del párpado superior. Las asiáticas que se someten a este tratamiento lo hacen porque tienen un solo párpado superior que carece de pliegue, así que el objetivo, en estos casos, es otorgarle uno.

Se trata de una operación sencilla, de corta duración, y en la que se extrae una pequeña porción de exceso de piel del tejido subcutáneo, así como una pequeña cantidad de depósitos de grasa. Se realiza como una cirugía ambulatoria, dado que no es necesario ingresar al paciente, y éste puede marcharse a casa pocas horas después.

Resultados

Durante los primeros días posteriores, el nuevo pliegue parece estar más arriba de lo esperado, pero sólo tarda uno o dos meses en colocarse adecuadamente donde el cirujano lo marcó.

Los días después de la intervención, la zona puede inflarse y aparecer moratones en ella, pero el cirujano tiene el deber de advertirlo previamente y de dar consejos a sus pacientes para minimizar los efectos secundarios y que la cicatrización sea lo más rápida posible.

Deja un comentario