cosmetic

Qué debes saber antes de someterte a una blefaroplastia

Cada vez, más personas se interesan en someterse a una blefaroplastia en Barcelona y Madrid. Por lo general, se suele buscar este tipo de procedimientos en grandes ciudades, por lo que no es de extrañar. Y la blefaroplastia se ha puesto muy de moda gracias a sus resultados, muy naturales y permanentes.

Sin embargo, antes de decidirte a realizarte una con la intención de rejuvenecer tu rostro, deberías saber una serie de cosas que te explicamos a continuación:

No es para todo el mundo

Hay personas que no deberían someterse a una blefaroplastia. Por ejemplo, si tienes un riesgo más alto del normal en sufrir complicaciones por la anestesia, o si tienes problemas de salud para la que un procedimiento de este tipo no esté recomendado. Por ello, deberías consultar siempre con tu médico.

Causa cicatrices permanentes

Se hacen unas micro incisiones en los pliegues naturales de la zona de los ojos, y aunque apenas son visibles por su ubicación y tamaño, hay personas que no quieren tenerlas. Por ello, ten en cuenta que, si bien los resultados de una blefaroplastia son perennes, las cicatrices también son para siempre.

No elimina ojeras

La blefaroplastia acaba con las bolsas del párpado superior y del inferior, pero no acaba con las ojeras, con las patas de gallo ni con otras arrugas. Por lo tanto, no vayas a someterte a esta operación para acabar con un problema que nada tiene que ver.

Distintos resultados según el paciente

La blefaroplastia se puede hacer utilizando una serie de técnicas y métodos, y la elección final dependerá de varios factores. Estos factores incluyen el cirujano que realiza el procedimiento, la severidad de la piel flácida, si otros procedimientos también se están haciendo o no… De este modo, los resultados también pueden ser variables dependiendo del paciente y de los nombrados factores.

Hay una recuperación

El postoperatorio es real, por lo que, una vez en casa después de haberte sometido a una blefaroplastia, tendrás algunas restricciones físicas indicadas por el médico, así como una medicación que deberá prescribir el profesional.

Por lo general, una recuperación completa suele durar entre tres y diez días.

Deja un comentario