mochilas escolares espalda

Consejos para que la mochila no estropee tu postura

Solemos pensar que el problema de las mochilas que pueden hacer sufrir a las espaldas es cosa de niños en su etapa escolar. Sin embargo, no todo va de mochilas escolares: cuando los adultos llevamos una, ya sea al gimnasio, de acampada, o incluso, si decidimos llevar la mochila de nuestros hijos para evitar que ellos carguen el peso, también estamos poniendo en riesgo nuestra salud postural y la de nuestra columna.

Claro que nosotros podemos llevar más peso que los pequeños. De hecho, un estudio llevado a cabo por el Colegio de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (CPFCM) asegura que se debe seguir una norma muy sencilla: pequeños o adultos, por el bien de nuestra salud, no deberíamos llevar más del 10 por ciento de nuestro propio peso cargado en nuestras espaldas. Así pues, si pesas 70 kilos, no deberías llevar un peso mayor de 7 kilos.

Una mala higiene postural puede tener malas consecuencias a cualquier edad, y si te suele doler la espalda durante el día, o cuando te levantas de la cama, es posible que estés cargando demasiado peso y de manera incorrecta.

Cómo cuidar de tu espalda

Si llevas mochila, asegúrate de que cuenta con cintas anchas y acolchadas, que tengan la posibilidad de adaptarse bien a los hombros cuando las cargues. Además, ten en cuenta que debes llevarla siempre colgada de ambos hombros, y no sólo de uno.

Cuando llenes la mochila, asegúrate de poner primero, debajo de todo, lo más pesado. Además, estos objetos deberían quedar pegados a la espalda.

En el momento en el que te la vayas a poner, si está en el suelo, agáchate doblando las rodillas. De hecho, es incluso mejor si la subes a una silla o a la mesa antes de ponértela, para facilitarte la faena y no tener que hacer un sobreesfuerzo.

Haz estiramientos de espalda cuando te sea posible. De igual modo, te recomendamos que lleves a cabo unos ejercicios de fuerza en casa, para fortalecer tu espalda y hombros y ayudarte a cargar con el peso.

Esperamos que, con estos consejos, puedas cuidar de tu espalda y seguir disfrutando de una buena salud postural durante muchos años.

Deja un comentario