beneficios hacer manualidades para salud

Los beneficios de hacer manualidades para la salud

Numerosos problemas psicomotrices y enfermedades cognitivas que pueden sufrir personas, por lo general, de cualquier edad y sexo, pueden verse notablemente mejoradas gracias a realizar actividades tan sencillas como la fabricación de accesorios como pulseras y collares. Algo que puedes hacer tras encontrar un proveedor de abalorios al por mayor y hacer un encargo. También, puedes aprender a hacer punto, aficionarte al scrapbooking, empezar a pintar mandalas o a hacer caligrafía, algo que se ha puesto muy de moda últimamente.

Además, cada vez, más personas se deciden a pasar parte de su tiempo libre e, incluso, de sus vacaciones, realizando manualidad. Y no es de extrañar, puesto que no sólo ayuda a relajarse fuera de horas de trabajo, sino que cuenta no numerosos beneficios para la salud.

Beneficios que aportan las manualidades

Incorporar este tipo de actividades a nuestro día a día nos aporta beneficios a corto y largo plazo, como los que enumeramos a continuación:

Mejora la psicomotricidad

Para realizar manualidades, se necesita la coordinación de diferentes sentidos. Por ejemplo, al colorear, así como al coser, empleamos la vista y el tacto. Ejercitamos con movimientos sencillos nuestras extremidades y mejoramos nuestra precisión.

Aumenta la concentración y potencian la calma

Mientras llevamos a cabo la actividad, nos tenemos que centrar en lo que estamos haciendo, lo que nos ayuda a dejar de lado problemas del día a día y cualquier asunto relativo al ámbito personal o laboral. De este modo, alejamos de nosotros el estrés y la ansiedad.

Generan autoestima

Cuando aprendemos nuevas habilidades, nos sentimos orgullosos de nosotros mismos. Además, crear objetos originales y propios nos otorga algo que colocar como decoración o que regalar a alguien. El hecho de obtener algo tangible mediante nuestro esfuerzo nos ayuda a ganar motivación personal.

Incrementa las relaciones sociales

Iniciarnos en las manualidades nos invita a colaborar en una comunidad especializada en el ámbito que hemos empezado a desarrollar. Así, podemos acudir a talleres o a ferias y nos sentimos acompañados por otras personas que comparten nuestros intereses.

Del mismo modo, podemos explicar a nuestros seres queridos en qué consiste nuestra nueva afición, por lo que contamos con un nuevo tema de conversación y con algo que enseñar a personas cercanas a nosotros.

Deja un comentario